Cuando las hadas se revelan

Cuando las hadas se revelan

jueves, 27 de junio de 2013

Los Trolls

De todas las criaturas extrañas, es un ser conocido por todos, pero cuya representación es diferente en cada imaginario. Puede ser gigantesco o pequeño, desagradable o provisto de buenas intenciones, bufón o guerrero ... Es indefinido, sin embargo, interesante. Por ello, el siguiente artículo pretende darle mayor número de pistas para ir a su encuentro ...

Es difícil para los seres humanos describir un troll porque viven debajo de la tierra o tienen hábitos nocturnos, ya que con la luz del día se  petrifican o de repente se hinchan y se rompen. Muy pocos seres humanos pueden por tanto presumir de haber visto a un troll. Se sabe de su presencia debido fundamentalmente a los Krägntrolls, pequeños montones de piedras recogidas por los trolls para dejar un rastro de su paso, sabemos que existen y viven en los países del norte de Europa, especialmente en Noruega, donde muchas leyendas lo evocan.

A priori, los trolls no son amables, a veces les imaginamos pequeños, de 25 cm a 1 m, delgados, de 2 kg, con la piel de color marrón, de pelo enmarañado, oscuro y ojos oscuros y poco amables, más inclinados a hacer trastadas. Pero a veces son lo suficientemente grandes, se les describe con una altura de 1,20 m a 3m, con brazos largos, robustos, de patas cortas y más bien regordetes. A menudo, se les representa como verdaderos gigantes coronan los abetos. Barbudos, también son muy feos, con la cara llena de granos, la nariz grande, y son, al parecer, malvados. Rechonchos y fornidos, que luchan con una fuerza formidable y son famosos por muchas hazañas en torno al cual celebran la mayoría de sus ritos y festivales. Sus armas las fabrican en el corazón de la tierra, en cuevas extrañas y oscuras, donde los trolls poseen los secretos de los metales. Esto hace que los confundamos con los enanos. La diferencia con los duendes o gnomos no siempre es clara. Sin embargo, si estos personajes llegan a cruzarse, será principalmente el troll el que hará el mal. Si un gnomo encuentra a un troll, pasará un mal rato! No es que el troll sea realmente malo, pero es muy estúpido. Se burlan de los gnomos, es posible que les hieran, pero nunca les llegan a matar: se dice que hacen el mal debido a su ignorancia.

Los Trolls tienen extrañas costumbres, viven en tribus de cinco o seis, no podemos describir su comportamiento sexual ya que son muy hostiles, Comen cualquier cosa, especialmente cosas viscosas. No construyen casas, son nómadas, probablemente a causa de sus problemas de territorialidad. Mientras que algunos dicen que es la manera perfecta de vivir con ellos, siempre y cuando no te importe, la mayoría de las personas de los países donde viven los trolls hablan de su mal carácter. Por último, hay que tener en cuenta que a los trolls les encantan los juegos, no rechazan resolver puzzles o tratar de ganar cualquier desafío, aunque, de nuevo, su ingenuidad y su estupidez les suelen jugar malas pasadas... Pero si por casualidad, un ser humano se encuentra a un troll, se deben tomar algunas precauciones. Por ejemplo: no mirarlo a los ojos porque se lo puede tomar como una provocación, escucha lo que dice y no lo tomes por tonto de lo contrario se enfadará. Encontrar un troll enfadado, no es recomendable!

No hay comentarios:

Publicar un comentario